Saluda de la Parroquia

Parroquia San Cristóbal Mártir

Parroquia San Cristóbal Mártir

La fiesta del Cristo alegra y emociona a gran parte del pueblo de Torrejón de la Calzada, y no es para menos, porque hay pocas hermandades tan antiguas con un culto vivo, porque supone volver la mirada a las raíces más profundas que han alimentado la fe y la convivencia de esta noble villa, y porque su celebración -desde que comienza el Quinario- eleva el espíritu hacia Dios, reaviva en los corazones el empeño de construir un mundo verdaderamente humano en el que Él ocupe el lugar que le corresponde, y hace que brote espontáneamente de nosotros el deseo poner ante sus pies a todas aquellas personas que necesitan de su amparo y protección. Porque ese es precisamente el significado que encierra el verbo amparar: favorecer, proteger, prevenir.

Hoy vivimos un momento de la historia turbulento y complicado, como tantos otros ha habido antes: pero antes no estábamos nosotros y ahora sí, en tiempos pasados fueron nuestros padres, hermanos y vecinos quienes tuvieron que hacer frente a la situación y ahora nosotros asumimos el protagonismo y la responsabilidad; lo que hagamos o dejemos de hacer será la herencia que dejaremos a nuestros hijos y a los que vengan después, por eso es necesario que pidamos a nuestro Cristo acierto en las decisiones que tomemos (tanto en el ámbito público como en el privado, en nuestra familia o para el pueblo); hemos de pedirle luz para conocer la verdad y valentía para seguirla hasta las últimas consecuencias. Debemos ayudarle al Cristo del Amparo a “salvar a Torrejón” -como decimos en el himno-, a poner bases sólidas que protejan a los más pequeños, débiles y desfavorecidos de nuestro pueblo, a favorecer el crecimiento “la civilización del amor” en lugar de la “cultura de la muerte”, física y espiritual.

Estoy convencido de que nuestro Cristo derrama gracias especiales, capaces de cambiar los corazones yermos en vergeles de vida, sobre todo en los días de su fiesta; por eso, os animo a levantar con fe y  esperanza, vuestros ojos hacia el Cristo del Amparo, para pedirle que nos convierta en instrumentos suyos, deseosos llenarnos de su amor y de agradarle con nuestras vidas, para que con su gracia sepamos prevenir el mal que nos acecha y podamos legar a nuestros hijos un futuro de vida, de esperanza y de amor sobre el que construir su existencia.

Deseo concluir estas líneas con un sincero agradecimiento a Su Majestad el Rey D. Felipe VI por haber tenido la deferencia de acceder a formar parte de esta ilustre Hermandad del Santísimo Cristo del Amparo como Hermano Mayor Honorífico; a él y a toda la Familia Real encomendamos a nuestro Patrón para que les cuide, les guíe y les proteja todos los días de su vida. Que el Rey de Reyes conceda sabiduría al Rey de España para que sepa cumplir con sus obligaciones con ciencia y caridad.

¡¡Viva Torrejón de la Calzada !!

¡¡Viva el Cristo del Amparo!!

Pedro Castañón Lopez, Párroco

Parroquia de San Cristóbal Martir

Torrejón de la Calzada

© COPYRIGHT 2012 - HERMANDAD DEL SANTISIMO CRISTO DEL AMPARO